Forzar una cerradura

Sirva este artículo como hobby/reto para aquellos a los que les gustan los juegos de habilidades.

No pretendemos crear una escuela de chorizos. Por otra parte, este artículo tampoco te servirá para robar un banco.


Por todas partes, vemos cerraduras. Lógicamente no todas son iguales pero por cuestión de precio, abundan las cerraduras denominadas de cilindro, que son las más baratas y las que hemos tenido de toda la vida salvo en los último años, que en las puertas de las casas nos instalan cerraduras de "seguridad" que quizás veamos algún otro día.

Las cerraduras de cilindro son las que tienen llaves que sólo tienen dientes por arriba.


Puede parecer complicado forzar una cerradura sin embargo, buscando un poco de información por la red, abrir una cerradura de cilindro promete ser más sencillo de lo que parece.

Existen dos formas de hacerlo, la artesanal y la mecánica.


La mecánica consiste en comprar una pistola o ganzúa eléctrica de cerrajería y pulsar un botón. A veces puede abrir la cerradura en segundos.
La parte buena es que no necesitas ninguna habilidad, sólo preparar el bolsillo para comprar la pistola y un buen juego de ganzúas para armar la pistolita. En las instrucciones te dice cómo debes jugar con ella para lograr el éxito.


La mala es que a parte de gastarte entre 200 y 500 euros según marcas, no te garantiza el éxito, y en tu caso, no parece que esté bien intencionado en absoluto.
De todas formas, si no sabías que pedirle a los reyes, ya tienes en mente un buen juguete.



Como decíamos, la artesanal es la que nos gusta. Nos plantea un reto, nos entretiene y en principio, nos aleja de la calle para que no podamos hacer daño a nadie.

No os recomendamos que practiquéis con cerraduras ajenas, más que nada porque es un delito. Lo suyo es ir a la ferretería a comprar una o utilizar una de tu propiedad.



Hay dos elementos principales implicados en el proceso de forzar esta cerradura
Ganzúa - las ganzúas son herramientas largas, finas de metal que curvan hacia arriba en el extremo (como el examinador de un dentista). Se utilizan para empujar los pines hacia arriba.



Llave de la tensión - las llaves de la tensión vienen en todas las formas y tamaños. Funcionalmente, no son muy complejas. La clase más simple de llave de tensión es un destornillador de cabeza llana fino.
El primer paso para forzar una cerradura es insertar la llave de tensión en el ojo de la cerradura y darle vuelta en la misma dirección que darías vuelta a la llave. Esto gira el tambor para y lo presiona contra el cilindro a su alrededor, lo que crea una "repisa" leve en el eje de los pines. -Los pines están en relieve en el interior superior de la cerradura-.
Mientras que se aplica presión en el tambor, insertas una ganzúa en el ojo de la cerradura y comienzas a levantar los pines. El objetivo es levantar cada par de pines hasta el nivel en el cual el pin superior se mueve totalmente en el cilindro, como si fuera empujado por la llave correcta. Cuando haces esto mientras que aplicas presión con la llave de la tensión, sientes u oyes un chasqueo leve cuando el pin cae en la posición correcta. La repisa mantiene el perno superior acuñado, así que no caerá de nuevo abajo en el tambor.
De esta manera, mueves cada par de pines a la posición correcta hasta que todos los pines superiores se insertan totalmente en el cilindro y todos los pines más bajos se quedan dentro del tambor. A este punto, el tambor rota libremente y puedes abrir la cerradura.


De forma conceptual, el proceso de forzar la cerradura es absolutamente simple, pero es una habilidad muy difícil de dominar. Los cerrajeros tienen que aprender exactamente la presión correcta a aplicarse y qué sonidos esperar escuchar. También deben afinar con certeza su sentido del tacto al punto donde pueden sentir las fuerzas leves de los pines y del tambor móviles.



Además, deben aprender a visualizar todas las piezas dentro de la cerradura. Forzar acertadamente una cerradura depende de la familiaridad completa con el diseño de la misma.

Para las primeras prácticas, es bueno ver el dibujo de la llave, lo que te dará una idea de cómo deben quedar los pines.


Eso es todo por hoy. Esperamos que os sirva de entretenimiento.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

hay una manera mas facil, pero se rompe el cilindro, solo funciona para cilindros que sobresalgan mas de 1cm de la puerta, si no es asi hay que quitar el embellecedor, pero solo se trata de que el cilindro sobresalga mas de 1cm. luego, con una llave inglesa, lo trabas por la parte de abajo y al hacer torsion hacia un lado el cilindro parte por la mitad, dejando la leva al descubierto la cual puede ser girada con un destornillador plano y asi abrir la puerta; en caso de que el cilindro parta pero el otro medio cilindro restante se vaya para adentro habria que manipular el mecanismo de la cerradura de la puerta por el agujero donde va el cilindro, esto tambien se logra con un destornillador plano. xDD